Navigation

Que

comience el juego

Curso intensivo de vóley playa: cinco reglas básicas

Sol, playa y mar, pero ni rastro de los perezosos: desde hace años se juega al futbol en las playas de todo el mundo, y desde 2005 se celebra incluso un campeonato mundial. Bajo las palmeras de Copacabana se reúnen desde hace unos diez años los mejores jugadores de futbol playa del mundo para demostrar su destreza en la arena. Desde entonces, este deporte se ha hecho cada vez más popular: en 2015 Portugal se convirtió en campeón del mundo y superó a Tahití, Rusia e Italia. En la competición también jugaron países como Suiza, Irán o Senegal.

Desde entonces se ha ido demostrando poco a poco que no solamente se meten goles en las clásicas playas de arena, sino también en campos construidos en diferentes ciudades, bajo el sol de Jamaica o en el mar de Japón. El futbol playa está siendo un éxito arrollador alrededor del mundo.

Si se te ha abierto el apetito y te mueres por cambiar el uniforme de fútbol por una ropa de playa holgada y sumergirte con tus amigos en el fascinante mundo del futbol playa, aquí te vamos a responder  las preguntas que más te inquietan: ¿Cómo se juega realmente? ¿En qué se diferencia del futbol clásico? ¿Y cómo puedes sacar el máximo provecho  de tus habilidades?

Te vamos a explicar todo lo relacionado sobre este deporte de moda, para que nada se interponga en tu camino y demuestres lo que hay en ti.

Desde que se juegan campeonatos del mundo de fútbol playa, la FIFA ha aprobado este deporte y ha presentado un reglamento estandarizado. En algunos aspectos es muy diferente de las reglas tradicionales del fútbol.

  1. Duración del partido y resultado

Se juegan tres partes de 12 minutos, con tres minutos de descanso entre los tiempos. En las interrupciones se para el reloj y no existe tiempo de descuento. Tampoco es posible empatar. En este caso, se juega una prolongación de tres minutos. Después tiene lugar una tanda de penaltis desde los nueve metros, el equivalente en fútbol playa a los clásicos penaltis. No obstante, el ganador en estos casos solo obtiene dos puntos en vez de tres.

2. Cambios y faltas

Se pueden realizar cambios tantas veces como se quiera sin parar el partido. Los cambios solo se pueden producir en la zona de cambio. Si te expulsan del campo (tanto de forma directa como tras la segunda amonestación) tu equipo tiene que jugar en minoría durante dos minutos. Por cierto, no hay barrera en los tiros libres, pero la falta la tiene que sacar el jugador al que le han hecho falta, excepto cuando este está lesionado, como es lógico. Si haces una falta muy violenta, también te pueden sacar tarjeta roja. En este caso, el partido ha acabado para ti. 

3. El portero

 El portero puede coger el balón con las manos, pero no puede recibir dos pases seguidos del mismo jugador sin que un oponente toque la pelota. Esto ayuda a mantener un ritmo de juego elevado. Además, el portero tiene cinco segundos para volver a poner la bola en juego. Las jugadas a balón parado también tienen que darse en este periodo de tiempo.

4. Saque Inicial

 La patada inicial se produce desde un punto imaginario que se encuentra, como es razonable, en medio del campo. ¿Sabes patear con fuerza? En el saque oficial eso no te sirve para mucho, ya que los goles marcados directamente  desde el saque inicial, no suben al marcador.

5. Tamaño del campo de juego

Da igual si juegas en tu campo local de vóley playa, en una playa de arena durante las vacaciones o en un gran arenero: puedes jugar en cualquier, la fantasía carece de límites. En los actos profesionales, la FIFA sí que marca unas reglas: el campo de juego ha de tener entre 35 y 37 metros de largo y entre 26 y 28 metros de ancho.

Ahora puedes ver que este deporte no es exactamente el mismo que el que se juega sobre la hierba. Pero con nuestra guía estarás perfectamente preparado, y ya no tienes ninguna excusa para no pasarlo bien en la arena.

  1. Previous
  2. Next